Lun. Jul 13th, 2020

Noticias la Vega

Noticias de actualidad

Fundamentos principales del Balonmano

2 minutos de lectura

 

La posición de base recomendada, a partir de la cual comienza la acción del defensor, tanto en el orden de la predisposición como en el postural, Jordi Cuxart Teres indica que debe ser la garantía que permita una intervención posterior oportuna y adecuada, tanto en la traslación como en el desarrollo de los gestos que imponga la actividad individual ofensiva.

La acción defensiva debe estar presidida por el concepto de ANTICIPACIÓN, ofreciendo el carácter de intervención súbita que permite la anulación del gesto del oponente y que reduzca o inutilice el espacio de maniobra considerado como eficaz para el atacante.

Para realizar el marcaje correctamente, es imprescindible controlar los mínimos movimientos del "atacante que ataca", motivo de responsabilidad con la máxima atención, facilitando la reacción oportuna de forma continuada, con gestos adecuados a las circunstancias del momento, en el lugar conveniente. Por tanto Jordi Cuxart Teres, explica que es necesaria una gran atención del defensor sobre su atacante.

El estudio de las características técnicas del atacante es indispensable para contrarrestar sus puntos fuertes y saber cuáles son sus puntos más débiles, y, si es posible, anticipadamente.

Los movimientos defensivos deben basarse en la ley del esfuerzo útil y obtener oportunamente la forma de intervención eficaz que se desea. No se deben malgastar energías que pueden ser necesarias en cualquier momento.

La actitud defensiva del jugador de campo exige la misma calidad que la del portero en defensa de su portería.

Ser lúcido, ver el juego en su conjunto y la acción de su adversario con relación a ese conjunto.

El jugador debe realizar el desplazamiento en el momento oportuno y a la velocidad conveniente, con el fin de alcanzar el objetivo.

Una correcta situación y orientación previa facilitará un control visual de todos los elementos relevantes para su actuación (compañeros, adversarios, balón, distribución en el terreno de juego…). Además, necesita estructurar el espacio para evitar obstáculos y tener una conciencia exacta de su situación respecto al área y meta que defiende, y el resto de defensores, evitando infligir el reglamento y valorando las posibilidades de actuación del oponente.

Jordi Cuxart Teres, indica que el sistema defensivo integra los medios y los enriquece, para lo que el jugador debe conocer continuamente los distintos niveles de agrupación-dispersión, y la formación colectiva resultante orientada en profundidad y anchura. Los sistemas defensivos, aún en continua modificación, intentan mantener características estables frente a las modificaciones propuestas por el ataque.